Pros y contras del contrato de trabajo único

En una de las ponencias del XIV Congreso de la Asociación Nacional de Laboralistas (ASNALA), que se celebró el pasado fin de semana, y al cual acudí, se trató la viabilidad jurídica y social del contrato de trabajoúnico(ponencia del profesor titular de derecho del Trabajo de la Universidad Complutense, D. Jesús Lahera Corteza).

Como introducción os cuento que el pasado 15 de mayo ya escribí un postsobre el tema, y he de decir que las preguntas que lanzaba en el aludido post recibieron respuesta el sábado. Dicho lo cual, voy a ceñirme a los pros y contras de la posible instauración de un modelo de contrato de trabajo indefinidogeneralizado (o único), conforme a la segunda propuesta planteada al respecto por la Fundación FEDEA el año pasado:

PROS/VENTAJAS

  1. Se acabaría de un plumazo con la dualidad contractualdel mercado de trabajo (fijos-temporales) derogando los contratos de obra o servicio determinado y los eventuales por circunstancias de la producción y, por tanto, en este sentido se reduciría la precariedad laboral.
  2. Se simplificaría y clarificaría la contratación, existiendo un contrato de trabajo indefinido generalizado, manteniéndose los contratos de sustitución o interinidad y los formativos; así como los contratos de temporada (gestionados en su mayoría por las ETTs) y las relaciones laborales de carácter especial.
  3. El trabajador despedido sin causa seguiría estandoprotegido ante el mismo, siendo acreedor de una indemnización creciente (con tope máximo) en función del tiempo trabajado.
  4. En los casos de despidos por causas empresariales u objetivas el trabajador también tendría derecho al cobro de una indemnizacióncreciente, siempre y cuando la causa quedase acreditada. En caso de no quedar acreditada la causa, la indemnización sería la propia del despido improcedente o sin causa (salvo en los casos de nulidad, en los que el trabajador se reincorporaría a su puesto de trabajo).
  5. Se avanzaría en la flexibilidad interna frente a la desmesurada flexibilidad de salida o externa que existe en nuestro país.
  6. Los periodos de consultas sindicales (ERE, Modificación de condiciones de trabajo colectivas, etc.) se aplicarían a un número mayor de trabajadores.

CONTRAS/RIESGOS

  1. Podría darse el efecto sustitución de trabajadores fijos regulados por la normativa anterior por trabajadores a los que se les aplique el nuevo contrato generalizado (por suponer menor coste en caso de despido, esto según quedara la escala indemnizatoria).
  2. También podría producirse un efecto rotación de los trabajadores para evitar costes altos a la hora de despedir y empresas que siguieran optando en casos de procedimientos de regulación de empleo por desprenderse de los trabajadores jóvenes o con menor antigüedad.
  3. En definitiva, podría producirse cierta precariedad enel empleo.

Expuestos pros y contras, es evidente que, tal y como está planteado, este cambio real de modelo de la contratación laboral es viabletanto jurídica como socialmente y, aunque no es la panacea, coincido con el ponente en que bien regulado técnicamente el modelo de contrato único podría dar más alegrías que penas.

Concluyendo, únicamente me queda hacer una reflexión desde un punto de vista social: resulta llamativo pensar en la ingente cantidad de titulares de prensa en los que todos los agentes sociales han mostrado su rechazo al cambio de modelo, sin dar otro argumento que la supuesta precarización del empleo o elevado coste empresarial, según el agente social que lo rechace. A lo que se puede responder, primero: un modelo más precario que el modelo actual de dualidad entre contratos indefinidos-temporales parece difícil que haya; segundo: por el hecho de que se instaure un contrato único no tiene porqué resultar, de inicio, más costoso para el empresario que el modelo actual. ¿Entonces qué subyace realmente ante tanto rechazo? Esa pregunta seguro que tiene respuesta y cuando la sepa la compartiré con vosotros.

Dejar una opinión