Emprendedores: nociones básicas sobre Seguridad Social – Parte I

Estando de moda el concepto de emprendimiento y habiéndose producido recientes cambios normativos en la materia, me parece fundamental dar un repaso a ciertos aspectos clave que todo autónomo debe tener bien presentes en relación con su encuadramiento en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social (en lo sucesivo, RETA). Me refiero a los siguientes:

 

1.- SOLICITUD DE ALTA

La Ley obliga a cursarla en el momento en que se ?vaya a realizar de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo?. Esta definición ha dado lugar a muchas interpretaciones doctrinales, pues da a entender que si se realiza una actividad de este tipo de forma puntual en un periodo de tiempo X no es necesario darse de alta en el RETA.

Sin perjuicio de lo anterior, el autónomo debe tramitar su alta en un plazo de 30 días desde la puesta en marcha de la actividad, en la sede de su ciudad/provincia de la Tesorería General de la Seguridad Social (en lo sucesivo, TGSS) y en el modelo TA 0521. Las altas fuera de plazo acarrean la obligación de cotizar (con recargo) por el periodo previo en que el autónomo debió estar dado de alta y sanciones administrativas.

 

2.- COTIZACIONES

Las cotizaciones son las cuantías que cada autónomo debe pagar a la Seguridad Social, siendo el propio autónomo el responsable directo de dicha obligación y quien ha de elegir una base de cotización en el momento de darse de alta, siendo la mínima en el año 2013 de 858,60 ? y la máxima de 3.425,70 ? (varían, sobretodo la máxima, anualmente). Lo anterior, con carácter general, pues dichas bases pueden variar en función de la edad del autónomo (mayores de 47 y 48 años) y de las cotizaciones anteriores, en caso de que esté dado de alta con anterioridad a diciembre de 2012 o 2011, según casos.

A la base de cotización elegida por el autónomo se le aplica un tipo de cotización, es decir, un porcentaje, cuyo resultado será el importe a pagar mensualmente. El tipo básico a aplicar este año es del 26,5%. Hay otros tipos aplicables algo superiores, en función de que se decida cotizar por las contingencias de Incapacidad Temporal y de Cese de Actividad (involuntario), en cuyo caso se tendrá derecho al cobro de un subsidio al pasar a dichas situaciones, debiendo cumplirse en el caso del Cese de Actividad una serie de requisitos adicionales. El funcionamiento de estas cotizaciones las veremos en la parte II del post

Como ejemplo de cálculo del importe a pagar a la Seguridad Social siendo autónomos os pongo el siguiente: supongamos que elegimos cotizar por la base mínima (858,60 ?), a la cual le aplicamos el tipo básico de cotización (26,5%), porque no queremos cotizar ni por Incapacidad Temporal, ni por Cese de Actividad, la cuota a pagar cada mes será de 227,53 ? (858,60 x 26,5%), es decir, lo que cotizaremos.

Dicho lo anterior, la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización, ha aplicado una importante reducción de las cuotas de Seguridad Social en el RETA para los nuevos emprendedores. Entonces la pregunta es, ¿Qué emprendedores pueden optar a dichas reducciones?

  • Aquellos que se den de alta a partir del pasado 29 de septiembre;
  • Emprendedores de cualquier edad y sexo;
  • Que no contraten trabajadores, y;
  • Que en los últimos cinco años no se hayan dado de alta, ni tan siquiera un mes (así se evita la picaresca).
  • Excepción: únicamente los nuevos autónomos ?societarios? quedan excluidos a la hora de poder beneficiarse de la llamada ?tarifa plana?, y no es que lo haya regulado así la ley, es que en la práctica la Seguridad Social está denegándoles tal derecho (en este sentido, las Asociaciones de Autónomos están alzando su voz para que se revoque dicho actuar).

Las reducciones sobre la cuota que corresponde pagar, se disfrutan durante un período máximo de 18 meses, según la siguiente escala:

  1. a) Una reducción equivalente al 80% de la cuota a pagar durante los 6 primeros meses desde la fecha de efectos del alta. En “cash”, pagaréis aprox. 50 ?/mes ó 74 ?/mes, si cotizáis por Incapacidad Temporal (ya he comentado que la cotización por IT la explicaré en la parte II del post).
  2. b) Una reducción equivalente al 50% de la cuota durante los 6 meses siguientes al período señalado en la letra a). Pagaréis 114 ?/mes ó 130 ?/mes, si cotizáis por Incapacidad Temporal.
  3. c) Una reducción equivalente al 30% de la cuota durante los 6 meses siguientes (18 meses si eres menor de 30 años) al período señalado en la letra b). Pagaréis aprox. 160 ?/mes ó 180 ?/mes, si cotizáis por Incapacidad Temporal.

Si sois trabajadores por cuenta ajena y además os aventuréis a emprender a partir del pasado 29 de septiembre (situación de pluriactividad), tenéis que saber que las reducciones van a ser distintas a las comentadas en el párrafo anterior. En concreto, la reducción, solo será aplicable cuando se elija la base de cotización mínima, que varía en función de la jornada laboral que tengas como empleado. Si trabajas a jornada completa, tendrás una reducción del 50% durante 18 meses y del 75% durante los siguientes 18. Si el trabajo ajeno es a tiempo parcial (un tiempo parcial, mínimo, del 50% de la jornada laboral normal, esto es, 20 horas/semana) puedes pagar el 75% durante los primeros 18 meses y el 85% durante los siguientes 18. Estas reducciones son incompatibles con las anteriores: o te acoges a las de inicio de actividad como autónomo o a las de pluriactividad.

Concluyendo, otra novedad que ha anunciado el Gobierno central, que puede producirse en los próximos meses, es la  posibilidad de solicitar el cambio de bases de cotización mensualmente y siempre que se quiera (para cotizar más o menos, aspecto que repercute en lo que cobraremos en caso de cobrar una prestación, subsidio o pensión). La solicitud se gestiona a través del modelo TC 4005, ante la Dirección Provincial de la TGSS correspondiente o a través de Internet. Actualmente únicamente se puede dos veces al año, antes del 1 de mayo (aplicable el 1 de julio siguiente) y antes del 1 de noviembre (aplicable el 1 de enero siguiente).

Con esta retahíla, que espero os sirva para ubicaros en cuanto a los trámites de alta y cotizaciones a la Seguridad  Social, cierro esta primera parte del post (en cuestión de dos o tres días, publicaré la segunda parte).

 

Dejar una opinión