Agotamiento y prórroga del subsidio por incapacidad temporal

publicado en: Sin categoría | 0

En el post de hoy voy a analizar la reciente Sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, de 8 de julio de 2013, en virtud de la cual unifica doctrina clarificando el momento exacto de extinción del subsidio por incapacidad temporal (en adelante, IT), en casos de continuar en dicha situación más allá del plazo máximo legalmente establecido para su duración (545 días).

En el supuesto de hecho de la sentencia en cuestión, la recurrente en todas las instancias es la trabajadora (en este caso por cuenta propia), reclamando por parte de los distintos juzgadores la declaración de prórroga del subsidio por IT más allá de los 545 días de baja médica, mientras no se dicte resolución administrativa calificando la existencia o no de incapacidad permanente, fundamentándose en la vulneración del artículo 131.bis de la Ley General de la Seguridad Social y en la Jurisprudencia de aplicación.

Para emitir su Fallo, el Magistrado del Tribunal Supremo, haciendo suyas las argumentaciones ya emitidas en sentencias previas por el Alto Tribunal, expone lo siguiente:

 «El problema surge cuando, agotado el plazo máximo, la calificación de la situación a efectos del eventual reconocimiento o denegación de una incapacidad permanente no se ha producido. En este caso se abren tres posibilidades: 1ª) extinguir la incapacidad temporal y finalizar el pago del subsidio, aunque el trabajador quede sin protección, 2ª) mantener la prórroga de la incapacidad temporal y continuar abonando el subsidio hasta que se produzca la calificación, momento en que se extinguirá efectivamente la incapacidad temporal, con reconocimiento o no de una incapacidad permanente, y 3ª) otorgar la protección por incapacidad permanente desde el momento de la terminación del plazo de los treinta meses, aunque no exista calificación administrativa en atención a lo que dispone el párrafo cuarto del artículo 136.1 de la Ley General de la Seguridad Social, a tenor del cual “también tendrá la consideración de invalidez permanente, en el grado que se califique la situación de incapacidad que subsista después de extinguida la incapacidad temporal por el transcurso del plazo máximo de duración señalado para la misma en el apartado a) del número 1 del artículo 128».

Posteriormente, el Juez descarta el primer supuesto, por ir contra los fundamentos del sistema excluir la protección de una situación de necesidad por el hecho de que las entidades encargadas de iniciar el procedimiento de calificación de la incapacidad permanente no lo hayan hecho; y también el tercero, porque la declaración de incapacidad permanente no es automática, sino que requiere un acto de calificación, como se desprende de la propia naturaleza de la prestación. De este modo, opta, haciendo una interpretación finalista de la norma, por mantener más allá delplazo máximo legal de la incapacidad temporal el derecho al subsidio, prorrogándolo hasta el momento en que se emita resolución de reconocimiento ono de la incapacidad permanente, en el grado que corresponda.

Adicionalmente, argumenta que aunque la resolución administrativa de calificación de incapacidad permanente o no rebase el plazo máximo marcado para su emisión, de 730 días desde el inicio de la IT, se debe seguir manteniendo el subsidio, pues dicho plazo máximo para resolver no debe perjudicar a quién no lo ha incumplido.

En cualquier caso, a partir de los 545 días no subsiste la obligación de cotizar ni por parte de la empresa, ni por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social o Mutua, por lo que será cuestión de que la entidad gestora correspondiente realice en pago directo el abono del subsidio y los órganos de calificación agilicen los trámites para la resolución del expediente.

Como valoración final me parece importante reseñar que dicha sentencia tiene un valor jurídico especial, pues me consta que ha habido en fechas recientes Direcciones Provinciales del Instituto Nacional de la Seguridad Social, así como Juzgados y Tribunales Superiores, que a partir de los 545 días de IT han paralizado/denegado el cobro del subsidio, aún a pesar de no haber una resolución administrativa de calificación de incapacidad permanente o de alta médica llegado dicho plazo.

Dejar una opinión